Esta página utiliza cookies propias y de terceros para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

COVID-19

Noticias

Sanitas y Atrys crean el nuevo Instituto de Oncología Avanzada en Barcelona, con sede en el Hospital Sanitas CIMA

17 · noviembre · 2020

Barcelona, 17 de noviembre de 2020. Atrys Health y Sanitas han inaugurado el nuevo Instituto de Oncología Avanzada (IOA) en Barcelona, con sede en el Hospital Sanitas CIMA, con el objetivo de convertirse en un centro de referencia en la atención de personas con cáncer. “Creemos en una medicina capaz de responder a las necesidades del paciente oncológico de un modo integral, humano y con tecnología de primera línea. Y compartimos esos mismos valores con Atrys, de modo que hemos buscado reflejar esa diferenciación en cada aspecto del proyecto”, ha explicado Toni Giró, director gerente del Hospital Sanitas CIMA.

Todos los circuitos del nuevo IOA están diseñados desde la mirada del paciente. Para ello se han invertido 7 millones de euros, en un edificio de 1.119 metros cuadrados íntegramente dedicados al paciente oncológico. “La concepción y distribución del edificio, el uso de la luz natural, la elección de los materiales… Todo se ha diseñado teniendo en mente a las personas que van a habitar esos espacios, tanto los pacientes como el equipo médico”, ha subrayado Giró.

Este enfoque inaugura un nuevo modelo asistencial plenamente integrado en el que el equipo de profesionales está absolutamente volcado en paciente. “La persona que tiene cáncer no puede ir rebotando entre consultas, plantas o edificios. El IOA le permite tener una experiencia asistencial distinta desde el primer momento. Tenemos la suerte de contar con un excelente equipo con bagaje internacional y con muchos años de experiencia en la atención a personas con cáncer. Nuestros especialistas en oncología médica, radioterápica o quirúrgica, los anatomo-patólogos, los psicooncólogos, nutricionistas, endocrinólogos, fisioterapeutas, el equipo de enfermería especializado y el resto de profesionales que participan en el IOA han contribuido decisivamente al diseño de los circuitos para que el paciente se sienta atendido, cuidado y arropado en todas las fases de la enfermedad”, ha explicado Santiago de Torres, presidente de Atrys.

Esta escucha del paciente es otra de las señas de identidad del IOA. “Es una comunidad de personas, con una super especialización tecnológica y todos los medios y el rigor de la parte clínica. Pero es una comunidad de personas en la que los profesionales escuchan y aprenden de los pacientes. El cuidado integral de las personas implica poner todos los recursos y el talento a su disposición. Y este es nuestro compromiso: atención humana con el máximo rigor clínico y tecnológico en un espacio diseñado para personas”, ha destacado el gerente del Hospital CIMA.

Radioterapia de precisión

La tecnología para el tratamiento radioterápico del nuevo Instituto de Oncología Avanzada es uno de los diferenciales más relevantes: “Trabajamos con medicina de máxima precisión; el IOA es uno de los pocos centros monográficos de nuestro país que cuenta con radioterapia externa de última generación con tratamientos hipofraccionados y de dosis única. Pero más allá de los aspectos técnicos, contamos con un equipo internacional pionero en la introducción del hipofraccionamiento en Europa. Nuestros protocolos (la radioterapia estereotáctica y la radiocirugía corporal o cerebral guidas por la imagen) permiten ofrecer a cada paciente tratamientos en los que las dosis de radiación son menores pero biológicamente mucho más eficaces y administradas con más precisión que en un tratamiento convencional, lo que reduce de una manera drástica los efectos secundarios en los tejidos sanos”, ha afirmado De Torres.

La radioterapia hipofraccionada permite convertir las 30 o 35 sesiones (alrededor de 7 semanas de tratamiento) en entre 1 y 5 sesiones administradas en una única semana. “Aparte del evidente salto en la calidad de vida del paciente, conseguimos iguales o mejores resultados clínicos reduciendo el número de sesiones”, ha añadido De Torres.

Referencia nacional e internacional de cuidado

El centro, que ya está operativo, tiene previsto atender 1.500 pacientes en su primer  año. “La prevalencia de los distintos cánceres sigue aumentando en nuestro país y nuestra intención es ayudar a las personas que lo sufren, independientemente de la fase de la enfermedad en la que se encuentren. Queremos ser referencia nacional e internacional en el cuidado de los pacientes oncológicos”, ha señalado Giró.

El IOA atiende a pacientes de todo el país, pero también a pacientes de otras nacionalidades e idiomas. Y no sólo a través de la atención presencial en el nuevo edificio, ubicado junto al Hospital Sanitas CIMA. “Hemos buscado todos los modos de generar un entorno de cuidado allí donde esté el paciente. La medicina digital, que ha pasado con nota el test de la pandemia, nos va a permitir estar siempre más cerca de las personas que nos confían su salud. En breve vamos a comenzar con un servicio de consultas virtuales 365 días al año, que van a permitir a nuestros pacientes acceder a su enfermera de referencia mediante videoconsulta o por teléfono para resolver cualquier duda”, ha resumido Giró.

Además, el IOA ha puesto en marcha otros servicios de valor añadido como la consulta oncológica de segunda opinión, orientada a personas que padezcan cualquier tipo de cáncer y quieran conocer otra opinión de un experto y discutir opciones de tratamiento; y el consejo genético, un área innovadora destinada a personas que padezcan o hayan padecido cáncer o tengan varios casos de cáncer en la misma rama familiar.

Cáncer y COVID-19

El IOA es un centro independiente íntegramente dedicado al paciente oncológico, lo que permite mantener un circuito único de pacientes, que, junto a los estrictos protocolos de seguridad del centro en relación al COVID-19, hace que sus instalaciones sean seguras, especialmente para aquellos pacientes que ya han comenzado sus tratamientos y que en muchos casos se encuentran inmunodeprimidos. Igualmente, la aplicación de sesiones mediante el hipofraccionamiento cobra gran relevancia en una crisis como la actual.

“Gracias a las terapias de vanguardia, evitamos interrumpir o retrasar diagnósticos y tratamientos de pacientes oncológicos, minimizando el número de visitas al centro”, subraya el presidente de Atrys.